April 20, 2011

Hace unas semanas me nació una sobrinita (realmente es primita, pero con la edad que tengo, sino me dice "sion tio" le chubo al cuco que tengo en el armario!) que le pusieron por nombre Victoria. Me encanta ese nombre. Bien español, corto, sencillo y aun deja bien claro el propósito de la existencia: Ganadora.

Este escrito no es sobre mi nueva y adorable sobrinita. Trata sobre otro tipo de victoria que se obtiene cuando uno llega a estos estados donde cualquier ganancia es como sacarse la lotería.

Cuando conocí a mi esposa, tó lo que me criticaba, trababa de corregirlo, pero incomodo, pues mis pecadillos, como que me identificaban. Pero los corregía, pues sabía que pa tener amore funcionales uno debe presentarse como la jeva lo percibe a uno que es.

Después que uno se casa y que han pasado unos "añitos", las mañas como que vuelven a relucir y la mujer de nuevo, vuelve a corregirlo a uno como si uno fuera un niño.  Lo peor del caso es que ahora se auxilia de los hijos para imponer aún más presión sobre uno para que abandone las mañas tan bien aprendidas.

Pero de vez en cuando uno gana. No mucho, pero gana.

Los otros días estábamos en público y después de una comida, me dijo:
Mujer: Mira tú, péinate, que pareces un loco.
Yo: se me olvidó. Sorry.
Hija: también quítate esa mancha de comida que tienes al lado de la boca.
Yo: Aquí?
Mujer: no, no. mas para arriba. No, más para el lado. Un poquito más para abajo...
Parece que la mancha de salsa era de estas que se mueven y uno nunca las puede agarrar.  Después de varios intentos, saliva en los dedos pa mojar el área, servilletas, caras de mis hijos y mi mujer de incredulidad, etc. mi mujer me dijo:
Mujer: Ok, ahí está más o menos.

Yei!!! Victoria!

Digo... no victoria de haberme quitado la mancha completamente, (me güallé con esa) sino que después de tantos años "trabajando" pa bajar los estándares de aceptación de quienes me rodean, el hecho que tanto mi esposa, como mi hija (que cada día se parece más a su madre en esas cosas), se transaron a andar en público con un esposo-padre que solo tenía un chin de salsa encima, es una victoria.

Un gran día de verdad! Una gran victoria. Tantos años trabajando para que se me reconozca como un tipo "dejao", que no le importa mucho las apariencias ni "el que dirán", por fin están dando resultado.

Todavía, mis hijos y esposa me llaman para que les traiga cosas del trabajo o del colmado o del supermercado. Calculo, que con que traiga jabón de cuaba unas tres o cuatro veces más, cuando me pidan pan o cualquier otro artículo comestible, será suficiente pa que no me jodan más.

Esa será como el "flawless victory" en juego de Mortal Kombat... pero con brutality!
.

0 Comentarios:

Post a Comment

Opine lo que le dé la gana. Le responderemos de la misma forma...
Say whatever you want, we can take it.

Share/Compartir

Mis Videos

Loading...

Articulos Populares/Popular Posts

Translate/Traducir

Libro Tullidor - Version mixta ingles-español

Libro Tullidor- version en español solamente