June 07, 2011

¿Cuál es el propósito de pertenecer a una familia?

Toda familia consta de dos grupos, en mi caso personal, uno ha sido muy desunido,  disgregado en individuos familiares que poco a poco han desaparecido, pedazos de gente. Por el otro lado (el materno) mi familia es un poco más unida. ¿Porque? porque estamos enterados de los que le pasa a los otros y porque de vez en cuando nos ayudamos con nuestros problemas. Nos preocupamos por las enfermedades que nos acaen y nos alegramos por las buenaventuras que nos llegan.

Tambien de vez en cuando... celebramos y nos divertimos, juntos, como familia.

Tenemos, por demás, diferencias. Diferencias que, en ocasiones han llegado a "jalones de moños". Yo personalmente una vez vi a mi madre jalarse los moños con una de sus hermanas. Mas luego (un par de semanas) estaban comiendo en la misma mesa y parecía que todo estaba olvidado.

Esa capacidad de olvidar y convivir es lo que llamo familia.
No podemos negar que los tiempos cambian y que como familia nos hemos diversificado, nos hemos desparramados por todo el globo terráqueo y por ende hemos perdido contacto y cuando se pierde el contacto, dejamos de "conocer" quienes realmente somos, nuestras "mañas", las que se perdonan rápidamente porque sabemos que esa persona es así y que las cosas que uno hace, no las hace por hacer daño sino que sin darse cuenta. Entonces podemos perdonarlos, aunque en el momento queramos matarlos.
También está la parte de la perdida de la compasión familiar. Todo el mundo tiene su familia particular, sus hijos y cuando un miembro "del otro" lado se enferma, usualmente no tenemos la misma compasión que tenían nuestros padres. Eso lo he vivido en la realidad, pues tenemos enfermos en nuestra familia, que muy pocos quieren ayudar, es más, ni siquiera cooperar.
Y como ven, esos que se han alejado tanto, (no por querer sino por la necesidad) ya se van saliendo de este ámbito familiar y no les importa que piensan o que le pasa a los otros miembros de su familia y tienen menos cuidado en pronunciar palabras ofensivas cuando consideran que aquellos se lo merecen o se comportan antipáticos a las desgracias que les ocurren a los mismos. También existen algunos que están influenciados por otros allegados que no se sienten y/o no quieren ser parte de ninguna familia (o por lo menos de esta).
Me pregunto: ¿es posible parar esta tendencia divisionista familiar?
Personalmente creo que sólo se para con la conciencia del grupo. Miembros, los que estén suficientemente maduros y educados para entender que llegar a "aceptar" ciertas situaciones que de otra manera no se aceptarían,   deviene en el bien colectivo. Que ceder tiene valor aunque sea para mantener que esta institución viva una generación más.
Estos "adenlantados" deben, inclusive, identificar a aquellos miembros que no tienen capacidad para darse cuenta de dicha realidad y su potenciales beneficios y dispensarles un tratamiento "especial" o mas "permisivo" en espera que cuando llegue la madurez cambien de parecer y se den cuenta del beneficio de ser parte de la familia.
Entonces, cuando los que nos hemos abrogado (queriendo o no, con razón o sin ella) el deber de tratar de "mantener" la institución nos damos cuenta que, en la periferia de la misma hay seres queridos "matándose" de palabras y de obras, llegando a términos seriamente ofensivos y odiosos; o siendo abusados por parejas o consumidos por sus vicios, ¿debemos intervenir?
NO. Eso funciona cuando hay un patriarca a quien todo el mundo oye, por respeto o por miedo. Un Fidel Castro, solo por decir. Mi familia no tiene esa persona (o nadie, en su sano juicio,  se va a echar esa canana, que es lo mismo).

Ademas, todos los pleitos pasan y solo ha habido una guerra que duró cien años y eso fue mucho tiempo atras. Ya verán, pronto pasará.
Por ende solo nos queda esperar. Observar desde las gradas y desear que cuando todo termine, las heridas no sean tan profundas que no se puedan sanar. O que hayamos llegado tan lejos que no podamos regresar.
O resignarnos, con tristeza, a perder otro miembro más de esta decadente sociedad que llamamos: Familia.
O en el estado extremo, el sumamente penoso y aberrante extremo; cuando solo quedan pedazos de gente que recojer, en familias como ésta, pueden consolarse con la realidad, que siempre habrá un familiar que querrá cooperar, que sienta compasión, y que solo cargue en sus hombros con lo que es de todos.

Pertenecer es un derecho que lo dá el apellido. Participar, bueno... eso,    ...eso és nuestro DEBER.
.

0 Comentarios:

Post a Comment

Opine lo que le dé la gana. Le responderemos de la misma forma...
Say whatever you want, we can take it.

Share/Compartir

Mis Videos

Loading...

Articulos Populares/Popular Posts

Translate/Traducir

Libro Tullidor - Version mixta ingles-español

Libro Tullidor- version en español solamente