September 16, 2010

image Alguien muy cercano, me reprimió, que tener las ideas que sostengo, indica que estoy perdiendo mi moralidad. Que la persona que no cree o cuestiona la existencia de dios no puede tener moral, porque la moral solo viene de los preceptos creados y mantenidos por la religión.







Solo atiné a decirle, que las pirañas son animales salvajes que nunca han conocido a dios, Biblia, Corán o cualquier otro libro que sostenga religión alguna. Sin embargo, las pirañas, en su frenesí alimenticio, no se muerden o se comen entre sí. ¿de dónde sacan las pirañas el concepto moral de no matar dentro de su propio grupo?

Este argumento de que sin dios no hay moralidad, es uno viejo y por demás, degastado. Eso lo aconsejan aquellos que ayudan o asesoran a los que viven cerca de personas como yo y que quieren cambiarnos. Si el tipo es inteligente éntrale por la moralidad, que esa no la va poder explicar.

Qué pena! Se les salió el tiro por la culata, porque, mis convicciones no son pasionales, son basadas en ciencia. Eso lo he dicho ya un millón de veces.

Señoras y señores, la moralidad es un producto de fuerzas evolutivas que actúan en un nivel grupal e individual debido la selección de grupo (aunque hasta qué grado esto ocurre, sea un tema polémico en la teoría evolutiva). Algunos científicos sostienen que el juego de comportamientos que constituyen la moralidad es desarrollada en gran parte porque proporcionaron beneficios de supervivencia y/o reproductivos (por ejemplo: éxito evolutivo incrementado). Los seres humanos por consiguiente desarrollaron emociones "pro sociales", como sentimientos de empatía o culpa, en respuesta a estas conductas morales.

Con relación a lo anterior, la moralidad no es el absoluta, pero relativa y constituye cualquier juego de comportamientos que animan la cooperación humana basada en su proceso de conseguir la unidad ideológica. Los biólogos sostienen que todos los animales sociales, de hormigas a elefantes, han modificado sus comportamientos, eliminando el egoísmo a fin de hacer la vida en grupo valedera. La moralidad humana, aunque sofisticada y compleja, comparada con los otros animales, es esencialmente una fuerza natural que evolucionó para restringir el individualismo excesivo y fomentar la cooperación para asegurar la supervivencia del grupo.

Con esta visión los códigos morales son basados en instintos emocionales e intuiciones que fueron seleccionadas en el pasado porque ayudaban la supervivencia y reproducción. Ejemplos: El instinto maternal nace porque mejora la supervivencia de los descendientes; el efecto de Westermarck, donde la proximidad cercana durante los primeros años de existencia reduce la atracción sexual, crea los tabús contra el incesto porque esto disminuye la probabilidad del comportamiento genéticamente arriesgado como la endogamia.


 
El fenómeno 'de reciprocidad' en la naturaleza es visto por biólogos evolutivos como un modo de comenzar a entender la moralidad humana. Su función debe asegurar típicamente un suministro confiable de recursos esenciales, sobre todo para animales que viven en un hábitat donde la cantidad de alimento o la calidad fluctúan. Por ejemplo, algunos vampiros dejan de alimentarse de la presa algunas noches mientras los otros logran consumir en exceso. Los murciélagos que comieron de más regurgitarán entonces la parte de su comida de sangre para salvar un correligionario del hambre. Como estos animales viven en grupos muy unidos durante muchos años, un individuo puede contar con otros miembros de grupo para devolver el favor durante noches cuando el pasa hambre (Wilkinson, 1984).

Marc Bekoff y Jessica Pierce (2009) han sostenido que la moralidad es una suite de capacidades de comportamiento probablemente compartidas por todos los mamíferos que viven en grupos sociales complejos (p.ej, lobos, coyotes, elefantes, delfines, ratas, chimpancés). Ellos definen la moralidad como "una suite de comportamientos interrelacionados –considerando los otros- que cultivan y regulan interacciones complejas dentro de grupos sociales." Esta suite de comportamientos incluye la empatía, la reciprocidad, el altruismo, la cooperación, y un sentido de imparcialidad. En investigaciones relacionadas al tema, ha sido demostrado de forma convincente que los chimpancés muestran la empatía el uno para el otro en una amplia variedad de contextos. Ellos también poseen la capacidad de utilizar el engaño, y cierto nivel "de política social" prototípico de nuestras propias tendencias (los humanos) para la administración de reputación y chisme. La compasión también nace de este instinto, dado que cuidar de los miembros del grupo que están enfermos, desvalidos o viejos, asegura algún beneficio evolutivo para el grupo.

Christopher Boehm (1982) ha sostenido la hipótesis que el desarrollo de la complejidad moral en todas partes de la evolución de homínido era debido a la necesidad creciente de evitar disputas y heridas en su mudanza de los arboles a la sabana y el desarrollo de armas de piedra. Otras teorías sostienen se debe al incremento del tamaño de los grupos y del cerebro. Richard Dawkins en su libro "la Ilusión de Dios" sugirió que nuestra moralidad sea un resultado de nuestra historia evolutiva biológica y que las ayudas de Zeitgeist morales describen como la moralidad evoluciona de orígenes biológicos y culturales con el tiempo dentro de una cultura.

Otra investigación interesante, es la que dio por resultado la creación del "casco de Dios" que se refiere a un aparato experimental en el campo de neuro-teología. El aparato, colocado en la cabeza de un sujeto experimental, estimula el cerebro con campos magnéticos fluctuantes. Algunos sujetos relataron la experiencia usando las mismas palabras que se usan para describir experiencias espirituales. El investigador principal en esta área es Michael Persinger.

En conclusión, la moral es el resultado de nosotros ser animales evolucionados y el sentimiento de lo espiritual o el "sentir la presencia de dios" es solo la estimulación electromagnética de ciertas partes del cerebro humano.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado!

2 Comentarios:

  1. Another interesting development coming out of the electromagnetic stimulation of the brain is the simulation of the "out of body experience" that many people that "come back to life" report. It seems that what dying people are really experiencing is some kind of electromagnetic energy (released by maybe adrenaline, whatever, I don't know) that makes them believe that their soul has come out of their bodies. Just another bit of info for you to enjoy. But I bet you already knew that ;-)

    ReplyDelete
  2. je! What you think? I read about it, but as an explanation for "the light at the end of the tunnel". Whatever the reason it is for my enjoyment and that of the human knowledge too. Another "spiritual experience" explained by science. Yet, another reason to love you a little more... I hate that! ;>)

    ReplyDelete

Opine lo que le dé la gana. Le responderemos de la misma forma...
Say whatever you want, we can take it.

Share/Compartir

Mis Videos

Loading...

Articulos Populares/Popular Posts

Translate/Traducir

Libro Tullidor - Version mixta ingles-español

Libro Tullidor- version en español solamente