January 28, 2014



He aquí una historia de misterio, con relación a un asesinato:

Una mañana, la policía encontró el cuerpo de una mujer asesinada. su cabeza destrozada por un reloj de pared cuyas manecillas descansan a las diez en punto. Su reloj de pulsera roto, muestra el mismo tiempo. Un médico legista llega y estima el tiempo de la muerte sobre la base de la temperatura corporal, entre 9:45-10:15 la noche anterior. Los registros telefónicos muestran que la mujer hizo una llamada de emergencia a las 9:57 pm, pero luego la línea se cortó.

Así que, aquí está la pregunta del misterio: ¿A qué hora fue asesinada la mujer?

Es posible, por supuesto, que una de estas piezas de evidencia esté equivocada. Los registros de la compañía de teléfono pueden estar equivocados. El reloj, en otra ocasión, pudo haber estado lento o rápido o dañado.
   
Pero es muy remota la posibilidad de que todas las pruebas estén equivocadas.
   
Entonces, ¿qué nos da confianza y seguridad de que cada una de las pruebas está correcta? El hecho de que todas ellas apuntan a la misma hora. Si todas las pruebas estuvieran equivocadas, entonces los tiempos a los que apuntan deberían ser diferentes, el hecho de que todas ellas apuntan a la misma hora, se llama: Consistencia de evidencia. La consistencia es lo que convierte una observación en una evidencia.

Y todos la usamos, todo el tiempo, para hacer deducciones sobre lo que sucedió en el pasado.
   
En un video que hicimos sobre la historia de la Tierra, en mi canal de YouTube: JOLULIPA, demostré de forma fácil como usamos la consistencia: les presenté cuatro fotografías y les pregunté qué dedujeran cual fotografía era de un terremoto, tornado, huracán o inundación.

Le pregunté a muchos creacionistas que tomaran el examen, pero estos fueron muy vagos acerca de sus deducciones o se negaron a decir si obtuvieron la respuesta correcta, y cómo llegaron a ella. Supongo que una admisión de que podemos resolver este tipo de problemas, sería un reconocimiento de que podemos determinar lo que sucede en el pasado. Pero no importa, sé que consiguieron la respuesta correcta y todos sabemos cómo llegaron a ella. Buscan las mismas cosas que cualquier persona racional busca para determinar la verdad: consistencia.

Por ejemplo, si las personas que viven en esta ciudad le dijeran que el daño del 1er recuadro fue causado por un terremoto, usted no lo creería. ¿Por qué no? Porque la limitada extensión del daño es incompatible con el daño dejado por un terremoto o una inundación o un huracán.
   
Pero el rastro en surco de destrucción es consistente con la trayectoria de un tornado. Y si miramos más de cerca descubrimos que las estructuras de ladrillo permanecen en buen estado, lo que sería incompatible con un terremoto, mientras que los objetos más ligeros han sido esparcidos por todo el lugar compatible con un vórtice de viento.
   
Así que realmente no importa lo que digan los testigos oculares, tal vez se equivocaron o tal vez estaban mintiendo o quizás delirando. Los testigos oculares a menudo aprecian las cosas de manera incorrecta, pero las pruebas, las evidencias, no mienten.
    
Somos lo suficientemente inteligentes como para darnos cuenta de las soluciones por nosotros mismos.
    
A lo largo de mi serie de videos y escritos, que utilizo para narrar los acontecimientos desde el principio del universo hasta la migración humana fuera de África, la evidencia que he presentado ha sido consistente: todos los millones de piezas de evidencias individuales, preparadas por una serie de cientos de personas en docenas de diferentes campos científicos, cada una y todas ellas son consistentes con una sola línea de tiempo y entre ellas también.

Por lo tanto, el argumento usado por los creacionistas que sugieren que nuestra apreciación está equivocada porque una pieza de evidencia es errónea,  no puede substituir un hecho indiscutible: que toda la evidencia científica es consistente, y ninguna de las pruebas presentadas, no están ni remotamente en consonancia con que el universo, la tierra y todo ser viviente sobre ella, fue creado en un instante hace seis mil años.
    
Por lo qué si un Dios imaginario se encuentra allí para explicar todas las lagunas en nuestro conocimiento, a medida que aprendemos más sobre cómo funciona el mundo y cómo hemos llegado hasta aquí, el papel de este dios se ha disminuido hasta encontrarse solo en un lugar más allá del alcance actual de nuestros conocimientos: El Big Bang.

Los cosmólogos admiten que aún no saben qué causó el Big Bang.
   
No me molesta que la gente me diga que su religión tiene la respuesta y que es la verdad irrefutable y absoluta, pero si ese es el caso, entonces vamos a tener que ver los detalles de su aseveración. Lo que sea que se esconde en el interior del mundo de la física cuántica o una singularidad no puede ser masculino o femenino.
   
¿Y qué es esta cosa llamada Dios? ¿Qué hizo para causar el Big Bang? ¿Cómo ocurrió todo? Si usted no sabe, entonces usted realmente no sabe mucho más que yo. El hecho es que ninguno de nosotros sabe eso todavía, así que dejemos de pretender que sabemos.
   
Sentarse a discutir sobre lo que no sabemos es como los antiguos griegos que trataron de utilizar la filosofía para dar cuenta del sol. Pero una cosa que sí sabemos es, que no podemos usar la Biblia o el Corán como prueba, porque la evidencia que si podemos ver, muestra que estos libros están equivocados.
   
Independientemente de la causa del Big Bang, sabemos, a partir de observaciones, de cómo el universo se ha desarrollado desde entonces.  Sabemos bien que no hubo dios en el Edén, ningún hombre hecho de barro y ninguna mujer hecha de una costilla. Lo sabemos porque podemos rastrear nuestros orígenes claramente hacia África hace más de 100,000 años. No hubo creación instantánea de todos los animales. Tenemos pruebas contundentes de que los animales evolucionaron a lo largo de cientos de millones de años. No hubo diluvio global. Hemos excavado y perforado a través de kilómetros de rocas que se remontan miles de millones de años y la evidencia de un diluvio mundial hace cuatro mil años simplemente no se ha encontrado. El universo no fue hecho en unos pocos días. Tiene cerca de 14 mil millones de años de edad, y podemos ver galaxias tan lejanas que la luz de ellas tarda miles de millones de años en llegar hasta nosotros.
   
Y ya que sabemos todo esto, entonces también sabemos que la deidad que se describe en estos libros sagrados es un mito, una conjetura de la edad de bronce destinada a explicar las enormes lagunas en nuestro conocimiento hace tres mil años
   
El problema es, que a estos libros se le ha creído durante mucho tiempo, es difícil apartar a la gente de ellos y eso hace del mundo un lugar peligroso en el que los mitos de la edad de bronce tienen más poder sobre algunos dirigentes y algunas naciones que el pensamiento racional.

No estoy hablando sólo de los peligros obvios de una intolerancia religiosa. El mundo se enfrenta a retos ambientales sin precedentes en el siglo 21. No podemos actuar bajo el supuesto de que un ser benigno vela por nosotros y se asegurará de que suframos ningún daño. O peor aún, seguir un libro que nos dice que la destrucción de nuestro medio ambiente es la voluntad de una deidad invisible y que la mejor manera de salvarnos a nosotros mismos, no es tratar de reparar el daño, sino rezarle a la deidad.  Esa ha sido una práctica inútil de los seres humanos durante miles de años. La de Nativos que oran a un dios volcán en lugar de escapar en sus canoas.
   
Espero que mis escritos y videos hayan demostrado por qué no podemos darnos el lujo de ser complacientes: Si asumimos que el destino de nuestro mundo está sellado y fuera de nuestras manos, entonces muy pronto y sin remedio alguno, así lo estará.

0 Comentarios:

Post a Comment

Opine lo que le dé la gana. Le responderemos de la misma forma...
Say whatever you want, we can take it.

Share/Compartir

Mis Videos

Loading...

Articulos Populares/Popular Posts

Translate/Traducir

Libro Tullidor - Version mixta ingles-español

Libro Tullidor- version en español solamente